martes, 7 de noviembre de 2017

DANIEL PÉCAUT. En busca de la nación colombiana. Conversaciones con Alberto Valencia Gutiérrez. Penguin Randon House Grupo Editorial (PRHGE). Debate. Noviembre 2017

.
Con carácter cultural y educativo,
publica y difunde: NTC …Nos Topamos Con … 
.
DANIEL  PÉCAUT

En busca de la nación colombiana

Conversaciones con 
Alberto Valencia Gutiérrez

Penguin Randon House Grupo Editorial (PRHGE) 
Debate 
Noviembre 2017

461 páginas. 15.0 x 23.0 x 2.6 cms
.

Desde los años sesenta, el sociólogo francés Daniel Pécaut se interesó en la realidad colombiana. De su abundante obra se destacan dos títulos que han ganado el lugar de referentes, de clásicos: Orden y violencia. Colom­bia: 1930-1953 y Guerra contra la sociedad.
En el presente libro, que surge de las conversaciones entre Pécaut y Alberto Valencia Gutiérrez, se reconstruye la vida personal y académica de Pécaut, a la manera de una biogra­fía intelectual. Comienza en sus años de formación en la Escuela Normal Superior de París, se interna en sus inves­tigaciones y comprensión de la Violencia de los años cin­cuenta, el Frente Nacional, las negociaciones del Caguán y el proceso de paz en La Habana, y propone, de cierre, una reflexión sobre los actuales desafíos de la memoria y la historia.
Daniel Pécaut. En busca de la nación colombiana se compone como una conversación abierta sobre Colombia, sobre libros y autores, sobre historia y política, y ante todo sobre la vida y obra de una de las figuras más respetadas de las ciencias sociales contemporáneas, un punto de partida clave para el debate en torno al futuro del país.

La editorial: http://www.megustaleer.com.co/

https://www.facebook.com/megustaleerColombia/
.
.

Daniel Pécaut es egresado de la Escuela Normal Superior de París y hasta su retiro fue pro­fesor | director de estudios de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales. La mayor parte de su obra, de la que se destacan los libros Orden y violencia. Colombia: 1930-1953 y Guerra contra la sociedad, ha sido consagrada al estudio de la socie­dad colombiana. También ha escrito dos libros so­bre Brasil. La Universidad Nacional de Colombia, como justo reconocimiento a sus trabajos, le otorgó en el 2000 el doctorado honoris causa y en 2007 le fue concedida la nacionalidad colombiana. Hizo parte de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas y es asesor del Centro Nacional de Me­moria Histórica.
--
Alberto Valencia Gutiérrez es profesor titular del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad del Valle, doctor en Sociología de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París, traductor y columnista del periódico El País de Cali. Ha escrito cinco libros: En el principio era la ética. Ensayo de interpretación del pensamien­to de Estanislao Zuleta; Violencia en Colombia. Años 80 y reforma constitucional; Estanislao Zuleta o la voluntad de comprender, Acción, ética, política: Nue­vos parámetros de reflexión en ciencias sociales, y La invención de la desmemoria. El juicio político contra el general Gustavo Rojas Pinilla (1958-1959), y va­rios ensayos publicados en revistas o como pite de otras obras. Trabaja sobre temas relacionados con el conflicto y la memoria
--------------

NTC ... ENLACES:

--- Daniel Pécaut



*** “Daniel Pécaut”, en Google Nov 7, 2017. 
Cerca de 28.200 resultados (0,33 segundos)

Daniel Pécaut. Membre honoraire
Centre d'étude des mouvements sociaux – Institut Marcel Mauss, París

-

Alberto Valencia Gutiérrez



*** Daniel Pécaut
Por: Alberto Valencia Gutiérrez
EL PAÍS, Cali, Octubre 30, 2013   
La visita del profesor francés Daniel Pécaut a Cali la semana pasada fue registrada ampliamente ... 




Con carácter cultural y educativo,
publica y difunde: NTC …Nos Topamos Con … 
.

sábado, 4 de noviembre de 2017

Aleph No. 183. Octubre-diciembre 2017. Manizales, Noviembre 2, 2017. Director Carlos-Enrique Ruiz. NTC ... edición digital-virtual en 4 nubes.

.
Gracias al aporte y la a autorización de su Director,
publica y difunde: NTC …Nos Topamos Con … 
.

Aleph 

No. 183 
Octubre-diciembre 2017 

Monográfico dedicado a la obra de los escritores:

 Adalberto Agudelo-Duque,

Octavio Escobar-Giraldo 

y

Orlando Mejía-Rivera


Manizales, Noviembre 2, 2017 
¡51 Años!


Fundador y Director: Carlos-Enrique Ruiz

-----------------------
¡ 50 años ! 1966 - 2016

NTC ... edición digital-virtual 
en 4 nubes  




.
NTC ... edición digital-virtual 
Publica y difunde: NTC …Nos Topamos Con … 

lunes, 23 de octubre de 2017

María. Ahora sí que menos. Jotamario Arbeláez. Intermedio. Octubre 24, 2017


Publica y difunde: NTC …Nos Topamos Con … 

Intermedio

María. Ahora sí que menos
Jotamario Arbeláez

Hace algún tiempo escribí una columna un poco sulfurado porque un amigo periodista, y muy bueno, nadie menos que Julio César Londoño, había publicado un comentario que consideré más que injurioso y desobligante, contra otro amigo escritor. Casi pierdo la amistad del autor del libelo, lo que habría sentido sinceramente. Por fortuna la sonrisa de su bella mujer volvió a tendernos el puente. No es que piense que no se pueda  criticar los actos o los escritos fallidos, incluso de los amigos. Pero hay términos que desbordan la crítica, y de tan mal tino y mal gusto que acaban vejando más al victimario que a la víctima. Resulta que el defendido de entonces, nadie menos que Fabio Martínez, escritor “serio y responsable” cual se pregona, es el desaforado nombralamadre de hoy. Como anda engolosinado con la publicación de una suya versión de María, publicada en España, según entiendo, a la que se ha referido con todo derecho y algo de reprobación el director del blog cultural NTC, Gabriel Ruiz, quien se la ha jugado por entero por la divulgación de cuanto acto literario y artístico se sucede, se le ha venido encima con la más cargada ristra de cuchufletas. Veo con estupor que el por lo general calmado y aplomado novelista la ha emprendido de viva voz telefónica contra el comentarista, según éste lo ha dado a conocer por su medio virtual, en carta de la que me limito a este párrafo:
Fabio Martínez

“Como se lo expresé hace un momento, durante la sorpresiva, acalorada, gritona y vulgar llamada que me acaba de hacer a mi teléfono fijo, la impresión que me causó era que Usted estaba borracho o poseído por alguna droga alucinógena. Recibí con relativa inquietud los calificativos de “viejo ignorante”, “viejo gagá”, “viejo loco”, “viejo doblehijuep…, que entre otros tuvo Usted a bien expresarme, Sr. Escritor colombiano y Profesor titular, Universidad del Valle.” (A)
Eso no se hace, apreciado Fabio, el arte de injuriar no da para tanto. Hasta las palabras de grueso calibre hay que ahorrarlas para aplicarlas cuando es del caso. Semejante deposición expresiva hacia un personaje admirado y acatado te puede caer en la cara. Hay que respetar a quien se toma el trabajo de detenerse en lo de uno, así sea para reprobarlo. ¿En qué queda un mariano de tu alcurnia, aún ante la misma dama impoluta, con esos desaguisados?

Aprovecho el tema y la oportunidad para actualizar (en fechas) un texto escrito hace muchísimos años, donde fijo mi posición (y me ratifico), frente a la tan manoseada y pura María. Te lo dedico: 
Jotamario.  Foto Marcela Sánchez

Tendría 16 años cuando el profesor Varela me detuvo en uno de los corredores del ‘Santa Librada College’ y me dijo que me tenía un regalo. Sacó de una bolsa y me alargó una edición de ‘María’. Yo me sentí ofendido, mareado, menoscabado. Acababa de participar a ladrillazo limpio en la caída del dictador y me había tocado ser testigo presencial de una matanza de pájaros; un mes atrás había perdido la rugosa virginidad en la zona de tolerancia; me peinaba como el Elvis Presley y era el as del ‘rock and roll’ en los bailaderos de la Carrera 12; y por si fuera poco acababa de leer a Madame Bovary, a Moll Flanders y a Fanny Hill.

“Profesor, no me regale güevonadas”, le dije. “¿No ve que he decidido ser un escritor de vanguardia? Más bien présteme todo lo que tenga del divino Marqués”. El profesor Varela enrojeció de pies a cabeza, un ribete de espuma afloró a su boca, me miró como si fuera un cadáver de anfiteatro y me espetó estas palabras: “Arbeláez, en algún momento creí en usted. Tuve la sospecha de que había adquirido una chispa de sensibilidad. Pero por la forma como se ha referido a la obra sublime de Isaacs, deduzco que usted siempre será un pelmazo. Estoy seguro de que, con todas sus ínfulas modernistas, nunca escribirá una línea que la supere”.

Mi mala suerte literaria obedece, pues, a la maldición de mi profesor de literatura. A pesar de haber contado con los más rigurosos maestros de estilo, y de haber machacado retórica en sofisticados talleres, no he podido cuajar la página maestra que me coloque descollante entre clásicos, neoclásicos o contraclásicos. El profesor Varela murió con la sonrisa de satisfacción bajo sus narices de que no pude con la prosa. “El pobre se quedó en chistecitos”, fueron sus últimas palabras, según me contó el profesor de dibujo, Luis Aragón Varela. *  (Continuará)

 ------
Elmo Valencia, Gonzalo Arango y Jotamario

“Por esos días del 59 llegó el nadaísmo a Cali; establecimos el grupo con un sentido del humor bastante diferente al de Medellín, y Gonzalo Arango me encargó el nada penoso deber de dar a conocer nuestra genialidad mediante el escándalo -mientras podíamos llegar a hacerlo a través de la producción. El mito de la comarca “estaba pagando”. Traté de leerlo para atacarlo con más saña, pero el libro no se dejó. Mi mente estaba pervertida por la Nana, de Zola. María no era solo el novelón romántico que todo el mundo respetaba sin haber leído, sino también un parque y un monumento “casi en los patios de un cuartel”. Con el apoyo redactoral de Pedro León Arboleda —entonces periodista varado por la huelga de Relator y hoy un guerrillero abatido—, a quien también el personaje se las hinchaba, Alfredo Sánchez, Diego León Giraldo, el Monje Loco y yo facturamos un manifiesto tórrido al alcalde de la ciudad, que apareció al otro día en la primera página de El Espectador, donde hacíamos perentoria exigencia de que se retirara el monumento a María —bajo el riesgo de ser dinamitado— y fuera reemplazado por el busto de Brigitte Bardot. En el comentario de EL TIEMPO del día siguiente, lo único que se nos criticaba era nuestro mal gusto, pues según el editorialista —tal vez Eduardo Mendoza Varela—, el busto por el que deberíamos haber exigido recambio era el de Marilyn Monroe.
Dos años después, Gonzalo Arango tuvo la peregrina idea de convocar, durante uno de esos Festivales de Arte que se inventaba Fanny Mikey, la Exposición Nacional del Libro Inútil, en el Parque de La María. Ser enemigos de esa obra nos daba buenos dividendos, Nos permitía elaborar bromas apaches a la virginidad, a la castidad, a la enfermedad, al romanticismo y al pájaro negro dentro del paisaje bucólico. Todos los poetas de la parroquia y de la nación fungían de defensores a muerte de la historia de Jorge Isaacs. La juventud en cambio comenzaba a deshipotecarse de semejante influencia. Todo el mundo llegó al parque con carretadas de libros, especialmente sus propios autores. Otros llevaban los libros de sus enemigos. Algunos escritores del cartel mariano escondidos tras los árboles, con Velasco Madriñán, el autor de El caballero de las lágrimas, mandaban espías a averiguar si alguna de sus obras había sido “colgada”. Cuando les llegaba la noticia de que sí, salían de sus escondites y se sumaban al jolgorio.
Con los libros de Gonzalo Arango hacían los pájaros nidos. Pero el libro que barría por su reiterada presencia era María, colgada por los estudiantes condenados a leerla. Entonces Gonzalo pronunció su detonante discurso, que sólo Hernando Giraldo tuvo la osadía de reproducir en su Columna Libre. En medio del éxtasis, algunos chistosos quemaron sobre las cabezas de Efraín y María ejemplares de EL TIEMPO y El Espectador. Y nosotros, que siempre gozamos de tan buena prensa, nos vimos condenados al ostracismo. Esa noche hice un nuevo intento por leer a María. Imposible. Tenía a mente llena con Justine y a Juliette, del Marques de Sade.

“El contragolpe no se hizo esperar —hace hoy 52 años—, a través la palabra cascada y sacrosanta del poeta de Piedra y Cielo y de “Teresa en cuyo c... el cielo empieza”, abanderado de las causas que tuvieran que ver con el idioma de Castilla y con la poesía prístina. Aunque poco dado al panfleto, Eduardo Carranza se dejó venir con una catilinaria. Y con inspirado acento en la á, exclamó ante las autoridades civiles, eclesiásticas y militares: “Ah, yo desafió a los escritores nadaístas, y les doy 50 años de plazo de aquí en adelante, a que escriban una obra mejor que María, o si no que callen para siempre”.

Eduardo Carranza en el Bar Elvercito

Al otro día los periódicos, a pesar del veto, titulaban a igual número de columnas: “Nadaísta Jotamario acepta el reto de Carranza a los nadaístas, pero a muerte”. Y subtitulaban: “Qué él escoja las armas, yo escojo el sitio: Hacienda de El Paraíso. 12 p.m. Domingo de Resurrección”. Con Pablus Gallinazo, mi padrino, tomé clases de florete, con el mayor Camargo tiro al pentágono. El domingo por la noche con toda la claque en la hacienda. Hasta Pardo Llada me había mandado fotógrafo. Esperamos hasta las 5 de la mañana y en vista de que el retador retado no apareció, el doctor Quintero procedió a declarar a Carranza técnicamente muerto, y como no hubo cadáver qué lamentar ni qué levantar, procedimos a bañarnos en bola en el mismo sitio donde lo hacía María en levantadora.
Esa misma madrugada traté de echarle muela a María, pero fue inútil. Acababa de leer a Lolita, de Nabokov. El pobre Eduardo no alcanzó a darse cuenta que terminó ganando el envite. En 50 años, los nadaístas no logramos escribir una obra mejor —ni peor— que María. Todos los que apostaron por don Jorge Ricardo Isaacs, hijo de judío inglés y chocoana, ganaron, pero por ninguna parte los encontramos para acreditarles la deuda.
El penúltimo caso me sucedió hace unos veimticinco años, cuando recibí una llamada del músico Luis Antonio Escobar, quien estaba interesado en montar una ópera sobre María y consideraba que yo era el preciso para preparar el libreto. “¿Por qué yo, maestro?”, le pregunté. “Porque usted no cree en ella, y eso es lo que necesito. No hay nada que impida tanto trabajar como la veneración”. Me metí de cabezas nuevamente en María, a pesar de que estaba leyendo la biografía de Milena. Dos años después, cuando me dirigía a casa del maestro con el libreto, leí en la cinta de un cortejo fúnebre que se dirigía a los Jardines de Paz el nombre de Luis Antonio Escobar.
Y el Miércoles Santo me llama el director de una revista de alta cultura, a encargarme una memoria de mis relaciones con María, a partir de la adolescencia. A ver si al fin recapacito y avalo con mi testimonio que se trata de una de las historias de amor más hermosas del mundo. He aceptado, y me he vuelto a tratar de sumergir en su lectura, a pesar de estar enfrascado en Anna Livia Plurabelle. Es inútil. Me doy por vencido. No será esa la leyenda de amor que hiele mis venas. Si se trata de héroes de amor de malas, y de adehala vallecaucanos, me quedo con el Ricardito el Miserable, y con la novela de espíritu nadaísta Que viva la música, de Andrés Caicedo, con la que dejamos a Carranza con un palmo de narices”.



----------------------
* Hasta aquí la columna en EL PAÍS, Cali, Octubre 24, 2017

http://www.elpais.com.co/opinion/columnistas/jotamario-arbelaez/maria-ahora-si-que-menos-1.html
-------------------------
( A ) Todo el texto, algunos antecedentes, en: 

-----------------
SEGUIMIENTOS


Click derecho sobre las imágenes para ampliarlas en una nueva ventana. 
Luego click sobre la imagen para mayor ampliación
-----------------------
Publica y difunde: NTC …Nos Topamos Con … 
-----
.



sábado, 14 de octubre de 2017

Carta póstuma de Elmo Valencia. Socorrito de mi vida y de mi muerte. Por Jotamario Arbeláez. Octubre 13, 2017

.
Publica y difunde: NTC …Nos Topamos Con … 
.
Bogotá, octubre 13, 2017

Carta póstuma de Elmo Valencia

Por Jotamario Arbeláez


Socorrito de mi vida y de mi muerte

Desde mi nuevo inquilinato, en esta ocasión perpetuo y sin necesidad de codeudores
te escribo con el lápiz afilado del pensamiento perdurable
para expresarte mi gratitud por todas las atenciones que tuviste para conmigo en las preparaciones de mi bel morir, así fuera sin un centavo,
como lo viniste haciendo a través de los años desde que eras mi niña vecina,
y presentarte infinitas disculpas por mis berrinches de empavorecido vejete
vecino de las regiones del éter
Estas manifestaciones agradecidas de mi espíritu pacificado
—después de pasar de la sucursal del cielo a la principal—,  
hazlas extensivas a aquellos que tan cerca estuvieron de mi tránsito por la vida y de mi despedida de las callejuelas del mundo,
como fueron, por mencionar unos pocos de los últimos días,
los doctos Armando Barona Mesa, Adolfo Vera, Joaquín García, Gabriel Ruiz, Óscar Olarte, Toño Arbeláez, Ángela Rosa, Betsimar, Marcela
y mi última casera Martica, que con tanta garra me cocinó los postreros fríjoles.
Y dales saludes a los seres afines alejados de mi vida, pues a pesar de mis potentes gafas nunca pude ver por ellos ni por mí mismo, dado que en la sociedad de la cultura y el espectáculo nunca me fueron retribuidas mis prosas y mis canciones,
Patty Zeppelin y nuestra hija Penélope, Maritza y nuestra hija Casandra, Lineth Afrodita con quien me casé de smoking en la Porciúncula y Dédalus, nuestro hijo.
Diles que morí sin un chimbo pero que en mi cuenta de ahorros quedaron unos pocos millones que logré salvar del crac económico de Ecopetrol.   
Amílcar U me dijo un día que cuando muriera me escribiría un epitafio que develara que Elmo Valencia había sido un millonario excéntrico, cuya excentricidad consistía en no gastar.
Pero fue Amílcar el que hace 32 años se ahogó en una piscina y fui yo el que le escribió el epitafio: “El nadaísta que no nadó”.
Diles a los del Ancianato de San Miguel que me fue un honor estirar la pata en la casa del arcángel que me tocó la trompeta anunciándome el fin del mundo y que de allí en adelante iba a tener el cielo por cárcel.  
Y que gracias por crear y bautizar con mi nombre la biblioteca de libros viejos cuya dirección por motivo de viaje no tuve la oportunidad de asumir.
Estuve acompañando a mi fiel Jotamario por las calles de los países nórdicos de Europa donde llegamos en diferentes vuelos el 25 de Septiembre,
esa fecha que nunca dejamos de conmemorar con ruidosos recitales eróticos e instalaciones eléctricas y conferencias pánicas por 40 años,
desde que el Profeta Gonzaloarango se dio de cabezas contra el bólido que venía de la nada.
Fuimos a celebrar por anticipado del 60 años del movimiento de vanguardia vivo más antiguo del mundo, Tirofijo de la literatura,
y mi desaparición prematura a los 91 años que me tiene compartiendo suite celestial con esos otros compinches históricos de mi misma edad
como fueron el comandante Fidel Castro, el jugador y técnico Alfredo Di Stefano, los músico Miles Davis y Chuck Berry, la diva del celuloide Marilyn Monroe
y el nuevo que nos cayó la semana pasada, Hugh Heffner, con toda su colección de Playboy.
De modo que ya tengo con quien hablar de mis temas favoritos: de política, de fútbol, de jazz, de cinematografía y pornografía.   
Estamos esperando a la reina Isabel II, para juzgarla por los desafueros de la reina Victoria.
A Jota lo invitó una reencarnación poética de María de las Estrellas, Elizabeth Torres, residenciada en Dinamarca, a nombre del Festival Internacional de Literatura, 
y yo que nunca me le despegaba me fui con él por los recintos culturales de Copenhague pero también de Malmo, Helsinki y Berlín,
acompañados por Miller, pues al poeta sus maestros espirituales le tienen prohibido viajar sin fotógrafo o camarógrafo.
 A los sentidos homenajes que me rindieron en Copenhague asistió mi hija mayor Penélope, que vive en Suecia;
al de Malmo asistió mi prometido editor de Culo de botella, Víctor Rojas, quien leyó traducido al sueco por Anette Höglun mi Concierto de rock en el Vaticano,
 y anunció que el libro aparecería en noviembre como el arzobispo de Rojas Herazo;
en Helsinki consistió en la lectura de Jotamario acompañado de poetisas hermosas, Elizabeth, Aino Huusko, Lalobarrubia y Roxana Crisologo
y en Berlín, a la hora del acto, el huracán Xavier paralizó el tráfico, se llevó árboles y paraguas, quebró vidrios, sacudió los restos del muro de la infamia,
y los poetas y asistentes se tuvieron que declarar en sesión permanente de alcoholes en la librería La Escalera, del colombiano germanófilo Germán Restrepo, hasta que se retirara el fenómeno.
En cada acto, Jota, que no da puntada sin dedal como le enseñó su papá,
 aprovechó para refrescar la noticia de que la paz de Colombia se había logrado gracias a un nadaísta
y que se esperaba que éste fuera el próximo presidente de Colombia.
Nunca supe si los aplausos iban dirigidos al poeta invitado, al Nadaísmo, a Elmo Valencia o a De la Calle.   
Te dejo, porque nos están citando a una sesión mediúmnica para poder comunicarnos con ustedes los mortales. Voy a hacerlo a través de Jota.
Te beso
Elmo, el mito del nadaísmo
-----------------
De: SOCORRITO

Fecha: 14 de octubre de 2017, 9:02

Asunto: Re: Carta póstuma de Elmo Valencia. "Socorrito de mi vida y de mi muerte". A través de Jotamario Arbeláez. Bogotá, octubre 13, 2017
Para: NTC ... , Jotamario Arbeláez y Armando Barona Mesa 
  
 Buenos y felices dias, jajajajajaja que belleza, ay no!  Abrir este correo hoy sábado ha hecho mi dia. Me ha hecho llorar y reír. Ya hizo un mes que se nos fue el poeta el pasado jueves y como lo extraño. No es para menos. 50 años de constante en mi vida, no se borraran jamas.  

Este diciembre no se como voy a manejar la idea de que no lo veré más al menos físicamente (pues con la promesa del encuentro mediumminico me quedo esperanzadaHugging face y les cuento que no se como pero me han estado entrando llamadas desde su celular. Alguien queriendome hacer una broma no se si de buen o mal gusto tiene el teléfono del poeta, el cual anda perdido, pues los del ancianato dicen habérselo entregado a Luz Karime, su prima y ella dice no haberlo recibido, Mi esposo me dice pues borralo del celular, pero eso ni de vainas).  En fin,  ya estaba muy acostumbrada a que por los últimos 5 años, o sea desde que llegamos del exterior a establecernos de nuevo en Cali lo veíamos cada diciembre porque el tenía la costumbre de  llegar a pasar la feria, fin de año y su cumpleaños con su gente de Cali.  Amen de otros viajes ocasionales que realizaba a Cali, cuando sentía ese deseo de pasear por las calles de Cali y tertuliar con sus amigos poetas y asistir a las tertulias del doctor Vera. Que tristeza me da su ausencia! 

Bello Jotica gracias por ser el emisario del poeta El-mito, quien tuvo la delicadeza de comunicarse contigo desde ese cielo nadaísta donde se encontrara disfrutando. 

Los amo caballeros por siempre jamás, Socorro  
------------------------------------

NTC ... ENLACES


-
..



FOTOGRAFÍAS EN 
NTC …  8 de enero de 2012
http://ntc-eventos.blogspot.com.co/2012_01_08_archive.html

NTC ... ÁLBUM
https://goo.gl/photos/Rnr1pMmykV9oF1VW9



de NTC … ,  Nos Topamos Con  http://ntcblog.blogspot.com , ntcgra@gmail.com . Cali, Colombia.
-----------------------

NTC ... 21 de septiembre de 2017



NTC ... VIDEO





------------------------
Publica y difunde: NTC …Nos Topamos Con …